RSS Feed

PUEDE QUE MUERAS ESTA TARDE MIENTRAS ALMUERZAS; PERO LA LITERATURA PUEDE HACERTE INMORTAL

Posted by Sci-Fi

PUEDE QUE MUERAS ESTA TARDE MIENTRAS ALMUERZAS; PERO LA LITERATURA PUEDE HACERTE INMORTAL


La preocupación por la inmortalidad y por una vida más allá de ésta, ha sido una constante y aspiración universal desde los orígenes de las civilizaciones y la gesta y grandeza de las culturas de la antigüedad. Los etruscos, los egipcios, griegos, celtas, los íberos, chinos, hindús, crearon fórmulas, jucalatorias, conjuntos, actos de esfuerzos supremos y trataron de hacer obras colosales mezclando ciencia, religión, magia, arquitectura, todo por inmortalizarse. El hombre siempre ha querido vivir más allá de su ciclo biológico y, aún en el empuje inicial del siglo XXI, seguimos aferrados de los paraísos ultraterrenales avivado por una gran profusión de martingalas teológicas, filosóficas y metafísicas. El hombre occidental actual, más pragmático, físico, que idealista y subjetivo, ha perdido su fe casi por completo de otra vida y, consciente de su corto ciclo, vive la vida aceleradamente de manera intrascendente, quiere ganarle tiempo al tiempo.

Eso no ocurre con la visión literaria que se tiene del mundo y las cosas. La inmotarlidad del creador no está en su vida, sino en su obra. El recuerdo de su efigie no está en sus suplicios o en sus egomanías, sino el intelecto imaginativo, creador y ficcionador de su trabajo literario. Su inmortalidad no es física, sino espiritual; su cuerpo puede desaparecer y hasta se puede dudar si son o no sus huesos los que se exhiben junto a un epitafio, pero no su obra.

En las constelaciones literarias que se exilien por todo el continente americano no sólo se levanta una nube de cohortes por asirse campo en algún pedestal de barro, de espuma de jabón de afeitar, de granito o de mármol, todos quieren, pero no todos pueden, todos aspiran, peor todos no llegan. La fama actual, puede ser el olvido o la gloria dentro de cien años, sólo la obra consolidará o avalará esa “inmortalidad” traducido en valoración, estudio y memoria de la obra y del creador.

Nuestros clásicos, Homero (el padre de la cultura griega), Tespis, Esquilo, Sófocles, Eurípides, Plauto y Terencio, Virgilio, Tucídides, tuvieron un sentido pleno de la inmortalidad, porque escribieron no para complacer un ego efímero y personal, sino porque sentaron las bases sempiternas del quehacer literario y del cual se han producido un sin fin de repeticiones, derivaciones, amplificaciones, que cuando no se las conoce, pareciera que estamos inventando el formular un verso, el elucubrar una metáfora o el estructurar un poema o trozo en prosa.

La literatura es un buen pretexto de inmolarte por ti mismo y por abrirte un derrotero en tu mísera vida; la literatura puede generarte espacios dialógicos mayores que los que pueda darte un encierro de ocio improductivo y autodestructivo. La literatura puede permitirte vivir entre las hojas, entre las palabras. La literatura puede ser tu más grande hetaira que cada noche te haga sufrir y cada mañana de haga delirar de placer estético al leerte a ti mismo. La literatura puede prologarte la vida, puede dejarte fosilizado en la historia de la humanidad. La literatura puede darte todo, pero necesita de ti la fuerza de la pasión, la entrega plena. Si estás dispuesto y quiero todo esto, es hora que todos lo que tengas de vida, de mundo, de experiencia, lo empieces a plasmar y a organizar en un texto, eres y empiezas a ser cuando enajenas y universalizas tu experiencia que empáticamente se compenetre con los demás.


Por: Nicolás Hidrogo Navarro
(hacedor1968@hotmail.com)
Coordinador General Conglomerado Cultural –Lambayeque-Perú
Lambayeque, setiembre 24 de 2006

0 comments: